lunes, 28 de febrero de 2011

Cofradía de Jesús Nazareno

Con motivo de la proximidad de la celebración de la Semana Santa, la Cofradía de Jesús Nazareno de Benavente organizó en la tarde noche del viernes día 25 un acto de presentación del Cartel Anunciador de la Procesión del Encuentro de este año 2011. Dicho acto seguidamente fue acompañado por una Conferencia, que con el título de La Cofradía de Jesús Nazareno de Benavente (Apuntes Históricos), estuvo a cargo de D. Francisco José Rebordinos Hernando (Licenciado en Pedagogía) y D. Juan Carlos de la Mata Guerra (Licenciado en Geografía e Historia). Ambos conferenciantes son hermanos de la mencionada cofradía y su exposición es resultado de sus investigaciones sobre la historia de la misma, presentadas recientemente en el IV Congreso Nacional de Cofradías bajo la advocación de Jesús Nazareno, que se celebró hace unas semanas en León.

La conferencia recogió las investigaciones llevadas a cabo por ambos y centradas en la historia de la cofradía nazarena de Benavente, y que a modo de sendas comunicaciones presentaron en dicho congreso. En aquella ocasión los trabajos presentados por los dos investigadores se ciñeron al análisis de los aspectos organizativos, patrimoniales y económicos de la Cofradía Jesús Nazareno de Benavente durante los siglos XVII y XIX, así como en el estudio pormenorizado de la capilla de esta congregación nazarena, situada en la iglesia de Santa María del Azogue. Los hermanos de la cofradía y el público en general tuvieron así la oportunidad de informarse sobre interesantes y desconocidos aspectos de la historia de esta hermandad benaventana, cuyos orígenes se remontan al siglo XVII.

* * * * * * *

Resumen de la conferencia:

LA COFRADÍA DE JESÚS NAZARENO DE BENAVENTE
(APUNTES HISTÓRICOS )

Francisco José Rebordinos Hernando
Juan Carlos de la Mata Guerra



La devoción nazarena en Benavente tiene sus orígenes en los conventos franciscanos y dominicos existentes en la villa, así en 1604 se funda la denominada Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, con sede en el Convento de Santo Domingo, y cuya capilla pasará a recibir el nombre de Capilla del Nazareno. Posteriormente en el tránsito del siglo XVII al XVIII se instituye la Cofradía de Jesús Nazareno, independiente de la anteriormente mencionada, la cual erige su sede o capilla en la iglesia de Santa María del Azogue. El fin primordial de esta última era hacer una procesión el Viernes Santo de amanecida, imitando los pasos dados por Jesucristo en su Pasión, y en la que los cofrades vestidos de nazarenos, cargados con una cruz a cuestas y los pies desnudos, guiaban sus pasos hasta el Calvario haciendo oración en cada una de sus estaciones.

La Cofradía de Jesús Nazareno de Benavente responde en su articulación y líneas básicas fundamentales al modelo institucional aplicable a todas las cofradías de esta advocación, especialmente en Castilla y León. Presenta esta congregación, no obstante, formas y matices en los distintos aspectos organizativos y devocionales. Estas singularidades son fruto, sin duda, de de su propia y particular dinámica evolutiva, es decir, de las experiencias y necesidades específicas de la misma en distintos momentos de su historia.


Las fuentes documentales conservadas, fundamentalmente de naturaleza económica, nos permiten analizar fundamentalmente los recursos patrimoniales necesarios para su sostenimiento, ingresos y gastos, así como vislumbrar elementos básicos de su derecho particular, órganos de gobierno, fines y funciones, etc. A través fundamentalmente del estudio de las cuentas de la cofradía entre 1703 y 1875 se pueden recomponer diferentes aspectos de su organización y vida interna, así como algunas incursiones en la antropología histórica que permiten apreciar determinados rasgos de identidad o costumbrismo autóctono.

Erigida como sede de la cofradía de Jesús Nazareno en Benavente a comienzos del siglo XVIII y adosada a la iglesia de Santa María del Azogue, la “Capilla de Jesús” obedece a un programa iconográfico que responde a los parámetros del barroco y que extiende a la vecina capilla del Santo Cristo Marino. Responde pues a un modelo que busca ante todo el efectismo barroco. El proceso de construcción que se inicia en los primeros años del siglo XVIII, y se completa con la dotación de retablo, imágenes y cuadros a la misma, así como de los ornamentos y enseres de la cofradía que allí se custodiaban. La imagen titular de la cofradía fue realizada por Antonio Prieto en 1768, viniendo a sustituir otra más antigua, y a la cual en el transcurso de la primera mitad del siglo XVII había sido necesario aplicar algunas reparaciones.



La situación estratégica de Benavente entre varios obispados y ciudades, en pleno Camino Real entre Madrid y Galicia, junto con la existencia en la villa de varios monasterios y conventos, además de más de una decena de templos proporcionaron sin duda un buen mercado con potenciales encargos para maestros escultores, tallistas, constructores de retablos, doradores y plateros. No en balde en las últimas décadas del siglo XVIII contaba Benavente con una buena cantera de escultores, imagineros, tallistas y doradores de retablos. Así tenían sus talleres en la villa escultores como Antonio Gandarillas, Feliciano Ferrero, Alejandro Gamallo, Antonio Prieto, etc.; entalladores como Pedro Pérez, Lorenzo Iván, Joaquín Plaza, Juan Antonio Ortiz, José de Castro, Antonio Pérez, etc.; además de maestros doradores como Joaquín Garrido y Antonio Sánchez, Tomás Montesino, José de Valladolid, Tirso Benito, etc; además de otros muchos que trabajaron en otros oficios y actividades relacionadas con la produción artística y artesanal con destino a los templos y conventos benaventanos, como pintores, orfebres, plateros,organeros, vidrieros, bordadores, etc.

La recuperación hace unos años de un libro de cuentas de la cofradía de los siglos XVIII y buena parte del XIX, ha permitido establecer por estos investigadores entre otras cosas con plena certeza la autoría de la actual imagen titular de la cofradía, ya que en varias partidas de gasto que se incluyen en dicho libro se señala que en el año 1768 se hizo por encargo de los hermanos de la cofradía la imagen que hay en la capilla de Jesús. Los oficiales de la cofradía demandaron una nueva efigie para la procesión del Encuentro a causa del deterioro de la existente. Así en las cuentas de dicho año se hacen constar las cantidades abonadas al escultor imaginero, al cual se le admite como hermano de la cofradía, aunque a costa de parte de los emolumentos que debía percibir por su trabajo: " … se abonan zinquenta y tres reales de vellón en esta forma, veinte que por la libranza se pagan ha dicho Antonio Prieto, por la hechura de la imagen, y los treinta y tres restantes de la carta de pago que se le entregó por la admisión de cofrade en dicha hermandad”.

Igualmente se han podido conocer por medio de esta documentación numerosos aspectos de la vida interna y organización de la hermandad nazarena, así como la autoría del retablo de su capilla, entre otros muchos contenidos.



ENLACES EN NUESTRA WEB


ENLACES EN NUESTRO BLOG