miércoles, 22 de octubre de 2008

D.E.P. Álvaro González Zorita



Noticia: La Opinion de Zamora

Luto en la comunidad educativa.
Centenares de personas despiden al alumno del IES "Los Sauces" fallecido repentinamente tras desvanecerse en una clase de gimnasia.


REDACCIÓN. Centenares de personas dieron ayer el último adiós a Alvaro González Zorita, el joven de 15 años fallecido de forma repentina el lunes tras sufrir un desvanecimiento durante una clase de educación física en el IES "Los Sauces".
El Instituto suspendió la actividad y sus compañeros guardaron un minuto de silencio. El mazazo por el fallecimiento del joven había estremecido a Benavente el lunes y ayer la tristeza trascendía de la comunidad educativa.
El joven fallecido era un aplicado estudiante querido por sus compañeros que nunca había tenido problemas a la hora de realizar ejercicio físico. Lo repentino de su fallecimiento, debido a un paro cardiaco según la información que ayer manejaba la Junta de Castilla y León, mantenía conmocionada a la ciudad.
El alumno se había desvanecido durante la clase, cuando los alumnos corrían en el interior de las instalaciones del IES. Ayudado por sus compañeros en primera instancia, se sintió indispuesto sufriendo mareos y vómitos. El centro dio parte al Servicio de Emergencias que lo trasladó al Comarcal en una unidad de soporte vital básico. Los intentos de resucitación cardio respiratoria no tuvieron éxito.
El viceconsejero de Educación Escolar, Fernando Sánchez Pascuala Neira, transmitió el pésame a la familia a media mañana y también a la comunidad educativa de Los Sauces, «muy afectada, y especialmente la profesora de Educación Física». «Es la más triste de las obligaciones», añadió tras insistir en la transmisión de las condolencias a la familia poco después de abandonar el tanatorio acompañado del alcalde y del delegado territorial.
El viceconsejero explicó que Alvaro falleció a consecuencia de «un fallo cardiaco» y aseguró que en los informes «que poseemos no constaba ningún tipo de dolencia. Había hecho siempre ejercicio con normalidad».
«El año pasado falleció un alumno en Salamanca. No es normal. El Departamento de Orientación y los tutores harán algún tipo de actuación para ayudar a los alumnos», anunció el viceconsejero. Los compañeros de estudios de Alvaro arroparon a la familia en todo momento y portaron el féretro cuando llegó a la iglesia de San Juan, donde las escenas de tristeza y el silencio fueron sobrecogedores.
Álvaro iba a cumplir próximamente dieciséis años de edad.

* * * * * * *
Las Cofradías de la Santa Vera Cruz y el Santo Entierro transmiten su solidaridad con la familia y con los hermanos de la Cofradía del Silencio, a la que pertenecía el joven Álvaro.
El Presidente: Roberto Rodríguez Conde

2 comentarios:

MONTERO dijo...

Dios lo tenga en su Gloria a nuestro querido Alvaro.
Hechos luctuosos como el que ha acontecido en este chaval le ponen a uno la carne de gallina, incluso nos hacen -en mi caso- replantearnos el porqué estamos en este mundo y el papel que jugamos.
Es injusto que Dios se haya llevado a este joven.
Benavente sigue conmocionada por este acontecimiento.
Hace no mucho tiempo se nos fué nuestro querido "Nico" en circunstancias parecidas.
Los que no somos practicantes y nos encontramos buscando el "raciocinio" en la existencia de Dios, buscando un atisbo de índole científico o empírico; con hechos como estos solo nos queda refugiarnos en el "Todopoderoso". La ciencia tendrá que evolucionar y avanzar muchos años (siglos, diría yo) para quienes -en ocasiones- nos mostramos escépticos ante la existencia de Dios, nos demos cuenta que ocurre como con Santa Bárbara, que nos acordamos de ella cuando truena.
En fin, un abrazo muy fuerte a toda la familia de Alvaro. Benavente está con ellos. Ahora más que nunca.
Un cordial saludo

Rafael Gonzalez Rodríguez dijo...

Muchas gracias a todos, en nombre de la Familia, por todas las muestras de pésame y afecto.

Rafael González Rodríguez
Tío del joven fallecido